Pregunta

(PSOE Rech.) Eutanasia

Ley reguladora de los derechos de la persona ante el proceso final de la vida (Grupo Parlamentario Socialista)

Esta propuesta tiene como fin regular, con un suficiente grado de certeza y precisión, los derechos de la persona en el proceso del final de la vida, partiendo de una inequívoca afirmación y salvaguarda de la autonomía de la voluntad de los pacientes, y con el claro propósito de propiciar el mayor alivio posible de su sufrimiento físico, psíquico y moral, Y correlativamente que los profesionales sanitarios se sientan, a su vez, amparados por un marco normativo que proyecte seguridad jurídica sobre las prácticas y el tratamiento asistencial que les dispensen.

Algunas comunidades autónomas, en el ejercicio de sus competencias, se han ocupado ya de regular esta materia, y lo han hecho con desigual extensión. En este sentido, la presente ley se configura como norma estatal básica que reconoce en nuestro país un haz de derechos a todas las personas, con independencia del territorio o de la Administración sanitaria (pública o privada) encargada de velar por su tratamiento en el proceso final de la vida.

El uso de la palabra «eutanasia», sin adjetivo alguno, debe restringirse para denominar una actuación que:

a) produce la muerte de los pacientes, es decir, que la causa de forma directa e intencionada mediante una relación causa-efecto única e inmediata;

b) se realiza a petición expresa, reiterada en el tiempo, e informada de los pacientes en situación de capacidad;

c) se lleva a cabo en un contexto de sufrimiento debido a una enfermedad incurable que la persona enferma experimenta como inaceptable y que no ha podido ser mitigado por otros medios, por ejemplo, mediante cuidados paliativos, y

d) es realizada por un profesional sanitario que conoce a la persona enferma y mantiene con ella una relación clínica significativa.

Cuando, a criterio del médico responsable, la persona que se halla bajo atención sanitaria esté en situación de incapacidad de hecho, tanto la recepción de la información como la prestación del consentimiento corresponderán, por este orden: a) A la persona designada como representante en las instrucciones previas. b) A quien ostente su representación legal. c) Al cónyuge o persona vinculada por análoga relación de afectividad. d) A los parientes de grado más próximo y, dentro del mismo grado, al de mayor edad.

Se contempla el derecho a otorgar instrucciones previas mediante documento público, si se tiene más de 18 años y plena capacidad de obrar, así como al de revocar estas instrucciones.

Los profesionales sanitarios están obligados a respetar la voluntad manifestada por el paciente sobre los cuidados y el tratamiento asistencial que desea recibir en el proceso final de su vida, y no existirá responsabilidad por las correspondientes actuaciones. Ampliar

Fecha actualización: 21 Abr 15

Hasta el 18/06/2015
Resultado oficial

Rechazada

VOTACIÓN PLENARIA del día 16/06/2015 enlace >> 

Proposición de Ley del Grupo Parlamentario Socialista, reguladora de los derechos de la persona ante el proceso final de la vida. 

Sí: 123 No: 171 Abstenciones: 18 

VotAndo: estadística sobre 16 votos

 


Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar esta web y la medición de la navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.